na idea fundamental de Scientology es que el incremento de la conciencia es el único factor que ofrece algún camino para incrementar la supervivencia y la felicidad.

Mediante la auditación se llega a ser libre. Esta libertad debe ser acrecentada por el conocimiento de cómo permanecer libre. Scientology contiene en sus axiomas la anatomía de la mente reactiva y la disciplina y destreza necesarias para manejar y controlar las leyes de la vida. Así pues, la práctica de Scientology se compone, en partes iguales, de auditación y entrenamiento sobre los principios de Cienciología, que incluyen la tecnología de su aplicación. Conocer los mecanismos por los que se puede perder la libertad espiritual es en sí una libertad y pone a la persona fuera de la influencia de estos mecanismos.

La auditación permite ver cómo sucedió algo; el entrenamiento enseña por qué.

Por lo tanto, debido a la importancia del entrenamiento, en cualquier iglesia de Scientology se encontrarán cienciólogos estudiando las obras de L. Ronald Hubbard. Si se observara cualquier iglesia, en cualquier lugar del mundo, la escena sería la misma:

Estudiantes en mesas, que estudian las obras escritas de L. Ronald Hubbard y tienen diccionarios a la mano. Algunos, con auriculares, escuchan sus conferencias, mientras otros ejercitan los principios de aplicación, todo en la secuencia precisa que se describe en sus materiales.

No hay profesores presentes en su lugar está un Supervisor de Curso que deambula de estudiante a estudiante, y dirige su progreso, mientras que un Administrador de Curso proporciona cualquier material necesario. Se ven estudiantes entusiastas, no sólo asimilando datos, sino en verdad aprendiendo cómo aplicarlos.

Este es el entrenamiento de Scientology y es único en el campo del aprendizaje.

Entrenarse es la manera de aprender la tecnología de Cienciología. Tecnología implica uso. Hay un vacío entre el conocimiento y la aplicación de ese conocimiento; al entrenarse, una persona llega a ser capaz de usar las verdades que se encuentran en Scientology para lograr el propósito de mejorar las condiciones en la vida.

Dado que Scientology es una filosofía religiosa práctica, el estudio de Scientology hace hincapié en la aplicación. ¿Qué es exactamente lo que se debe hacer para reconciliar a un padre con su hijo? ¿para aliviar los sufrimientos de una viuda? o ¿para arreglar un matrimonio que va al fracaso? Otras prácticas abogan porque se mantenga la fe, se arreglen las diferencias o se sufra con dignidad. Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones de tales consejos, ¿cambian la situación?

Cuando un estudiante se inscribe en un curso de Scientology cuyo fin es proporcionarle los medios para mejorar cualquier relación, en realidad adquirirá una comprensión del tema, y lo que es igual de importante, la destreza para aplicarlo.

Como ejemplo, supongamos que un cienciólogo se encara con la perspectiva del divorcio inminente de un amigo. Un cienciólogo entrenado ha aprendido por qué fracasa un matrimonio, cualquier matrimonio, y comprende por qué deja de existir buena comunicación entre dos cónyuges y cómo disminuye la afinidad. Al saber esto, puede hacer algo efectivo para salvar el matrimonio. Conoce los métodos para reestablecer la comunicación entre maridos enemistados y esposas amargadas, y cómo volver a reavivar el amor casi extinguido por las transgresiones maritales. El entrenamiento en Scientology le da algo que nadie más puede darle: medios en verdad funcionales para tratar con las situaciones reales de la vida. Una persona que sólo se ha auditado como preclear podría comprender parte del problema en su propio matrimonio, pero no tendría una comprensión completa, ni mucho menos las destrezas necesarias para ayudar a otros a comprender sus problemas.

El compromiso que toda persona adquiere con Scientology incluye, invariablemente, que adquiera el conocimiento educándose en los principios de Scientology. Al aprender el tema, la persona hace suyo el conocimiento de Scientology y en consecuencia es capaz de mejorar su propia vida y la de los demás.



© 1996-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas