Introducción a la Religión de Scientology




G racias a los avances científicos y técnicos de los últimos cien años, hoy en día la mayoría de las personas posee más riqueza material que sus antepasados. Sin embargo, de acuerdo a sus propias declaraciones, la calidad de su vida no se ha mantenido al paso. De hecho, puede argumentarse que la gente alguna vez fue más feliz y estaba más satisfecha. Para algunos, la afluencia material engendra ansiedad, un temor lacerante de que si alguien no se lleva las adquisiciones que ganó con tanta dificultad, el final de sus días llegará prematuramente y acabará con todo. Otras personas encuentran más fácil enfrentar la muerte que toda una vida de esclavitud en una línea de ensamblaje; mientras que la mayoría, de una forma menos drástica, simplemente se dedica con empeño a una vida de silenciosa desesperación.

En los albores del siglo veintiuno, la mayoría de las personas no comprende los factores que gobiernan su existencia. Sin embargo, dicho simplemente, si tuvieran una mayor comprensión de sí mismas y de sus semejantes, serían capaces de mejorar sus condiciones y en consecuencia, vivirían vidas más felices. Esta es, entonces, la función de Scientology: capacitar al hombre para mejorar su destino por medio del entendimiento.

Antes de Scientology, las ciencias humanas no tenían adelantos similares a los enormes progresos científicos de esta era; el conocimiento que el hombre tenía del universo físico dejó muy atrás al conocimiento de sí mismo. Las presiones resultantes de tal desequilibrio son responsables de mucho de lo que perturba a la sociedad y son una amenaza para el futuro. Por lo tanto, cuando surgió a principios de la década de 1950, Scientology representó para muchos, en parte, una restauración del equilibrio.

A pesar de sus muchos éxitos, la ciencia no ha dado respuesta a las preguntas que el hombre se ha hecho desde tiempos inmemoriales: ¿Quiénes somos? ¿De qué estamos hechos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué estamos haciendo? En efecto, estas preguntas han pertenecido siempre a la filosofía y a la religión, pero las respuestas tradicionales parecen completamente inadecuadas en presencia de la bomba H. Sin embargo, Scientology, al hacer uso del mismo progreso de conocimientos que condujo a la física nuclear, proporcionó respuestas actuales a estas preguntas. También proporcionó métodos funcionales de aplicación que permitieron que el hombre alcanzara la antigua meta por la que se ha esforzado durante miles de años: conocerse a sí mismo, y al lograrlo, conocer y comprender a otras personas y, en último término, la vida entera.

Scientology es una filosofía religiosa aplicada. Comparte con otras religiones y filosofías muchas de sus creencias, y considera que el hombre es un ser espiritual; que es algo más que carne y hueso. Por supuesto, éste es un punto de vista muy diferente al adoptado por el pensamiento científico prevaleciente que considera al hombre sólo como un objeto material; una combinación compleja de compuestos químicos y de mecanismos de estímulo-respuesta.

Scientology cree que el hombre es básicamente bueno, no malo. Sus experiencias son las que le han llevado a cometer malas acciones, no su naturaleza. Con frecuencia, resuelve sus problemas erróneamente al tomar en cuenta sólo sus propios intereses, lo que después le causa problemas, tanto a él como a los demás. Scientology cree que el progreso del hombre depende del grado en que preserve su integridad y valores espirituales, y siga siendo honesto y decente. En verdad empeora en la medida en que abandona estas cualidades.

Ya que el hombre es básicamente bueno, es capaz de mejoría espiritual. La meta de Scientology es llevar al hombre a un punto en el que sea capaz de poner en orden los factores de su propia vida y de resolver sus propios problemas. Otros esfuerzos para ayudar al hombre, con frecuencia intentan resolver sus problemas por él; en este aspecto, Scientology es diferente. Scientology cree que si se pone a una persona en una posición en que tenga una mayor inteligencia, en la que pueda confrontar mejor la vida e identificar con más facilidad los factores que hay en ella, estará también en una posición en la que podrá resolver sus problemas y, por lo tanto, mejorará su vida.

La vida tiende a forzar al individuo hacia ciertos valores. Las tensiones de la vida tienden a fijar su atención hasta un punto en el que la conciencia de sí mismo y de su entorno se reduce enormemente. En el momento en que la conciencia se reduce, surgen problemas, dificultades con otros, enfermedad e infelicidad. La meta de Scientology es revertir esa reducción de la conciencia y, en este sentido, despertar al individuo. Conforme estamos más y más alertas, nuestra inteligencia se eleva y somos capaces de una mayor comprensión y, por lo tanto, somos más capaces de manejar nuestra vida. Scientology, entonces, proporciona soluciones a los problemas de la vida. Su resultado final es un incremento de la conciencia y de la libertad del individuo, y la rehabilitación de su decencia, poder y habilidad básicos. Puede llevar a cabo estos propósitos en todo el mundo, todos los días y de manera rutinaria, y así lo hace.

La palabra Cienciología se tomó del latín scio, que significa "saber en el más amplio sentido de la palabra", y de la palabra griega logos, que significa "estudio de". Literalmente, Scientology significa "saber cómo saber".

L. Ronald Hubbard es quien originó y fundó la religión de Scientology, quien dedicó su vida a encontrar respuesta a las preguntas que habían preocupado a la humanidad por millones de años. La curiosidad y el espíritu ilimitado de aventura del señor Hubbard, inspiraron su búsqueda, aun desde niño. Sin embargo, el primer fruto de sus investigaciones no fue Scientology, sino otro tema, "Dianética". La palabra Dianética viene de las palabras griegas: dia, que significa "a través" y nous, que significa "alma".

Dianética constituyó el primer descubrimiento notable de L. Ronald Hubbard; fueron estos hallazgos iniciales los que lo llevaron a realizar más investigaciones y a aislar con exactitud la fuente de la vida misma. El hombre no tiene un espíritu; él es un espíritu. Dianética se dirige a los efectos del espíritu sobre el cuerpo y los resuelve, y de esta manera ayuda a proporcionar alivio de las sensaciones y emociones no deseadas, accidentes, lesiones y enfermedades psicosomáticas (dolencias causadas o agravadas por la tensión mental). Por otro lado, Scientology trata directamente al hombre como espíritu, con la meta de que incremente su conciencia y capacidad como ser espiritual y de que logre la total comprensión de su naturaleza inmortal.

En más de medio siglo de investigación, el señor Hubbard aisló muchas verdades fundamentales acerca de la vida, lo que le llevó a desarrollar la filosofía de Scientology y a que después creciera la religión de Scientology.

El hecho de que en menos de dos generaciones este movimiento ha florecido en todos los continentes, con miles de iglesias, misiones y grupos, que hace vibrar a millones de vidas diariamente, es un testimonio de las verdades que se encuentran en Scientology. Los cienciólogos forman parte de todas las facetas de la sociedad, como hombres de negocios, amas de casa, estudiantes, artistas, celebridades, obreros, hombres de letras, soldados, médicos, policías, etc.

Al involucrarse siempre con el mundo que los rodea, los cienciólogos comparten con las demás personas, como es natural, lo que han aprendido en Scientology. Al ver que también podría tener importancia en sus vidas, estas personas se interesan en lo que Scientology puede ofrecerles; de esta manera, Scientology crece, del mismo modo en que han crecido todas las grandes religiones de la historia: de individuo a individuo, proporcionando conocimiento, sabiduría y esperanza en una vida mejor.

Con Scientology, millones de seres saben que la vida puede ser algo valioso; que los hombres pueden llevar vidas satisfactorias, en armonía con los demás, y que el mundo puede ser un lugar más feliz. Los cienciólogos trabajan todos los días para crear ese mundo, y a ellos se unen, constantemente, quienes comparten este sueño. El hecho indiscutible de que Scientology se puede aplicar a la vida de millones de personas, asegura su continuidad en nuestra sociedad, y que todavía más millones y millones de seres continuarán en esta búsqueda para crear un mundo mejor.




© 1996-2004 Church of Scientology International. All Rights Reserved.

For Trademark Information on Scientology Services.